8am a 3pm
Lunes a Viernes
Email
fonmar.bcs@gmail.com
Telefono
(612) 123-3807

Ejes Rectores del

FONMAR

Permisos

El FONMAR es el encargado ante la CONAPESCA y el Gobierno Federal de realizar la distribución del los Permisos de Pesca Deportiva en el Estado de Baja California Sur.

Promoción

Una de las actividades vitales para el desarrollo de los destinos turísticos del Estado es la promoción, que en colaboración con otros organismos el FONMAR fortalece.

Modernización

La actualización tecnológica y operativa ha sido clave en el crecimiento del FONMAR, es por eso que este Fideicomiso esta en constante modernización para otorgar un mejor servicio.

Investigación

El FONMAR en pro de la conservación de los recursos marinos, colabora y contribuye con diversos organismos públicos en la investigación científica, para lograr obtener la información confiable que permite crear las políticas públicas que ayuden a conservar nuestros mares.

Torneos

Resultado de la promoción de los destinos turísticos y de la preservación de las especies marinas, el FONMAR coadyuva en la organización de los Torneos de Pesca Deportiva del Estado que generan una gran derrama económica en las comunidades de la Entidad.

Inspección y Vigilancia

El FONMAR en participación directa con autoridades CONAPESCA, PROFEPA, MARINA ARMADA, EJERCITO y organismos de la sociedad civil ROC, entre otros. Realiza las actividades clave e indispensables para evitar la explotación ilegal de nuestros mares y sancionar las irregularidades.

GALERÍA

Actualización Reciente

Nuestras Últimas Noticias

Apoya FONMAR realización de los Censos Económicos 2024
  • Encuestadores de INEGI serán trasladados vía marítima a las comunidades pesqueras de La Paz

Por acuerdo de colaboración entre el Director del Fondo para la Protección de los Recursos Marinos (FONMAR), Martín Inzunza Tamayo y el Subdirector Estatal de Estadística del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Juan Isidro Navarro Jiménez; personal de la Coordinación de FONMAR en La Paz apoyará al traslado de encuestadores del Instituto hacia las comunidades pesqueras de este municipio para la realización de los Censos Económicos 2024.

Las encuestas se realizarán entre los meses de junio y julio en el rubro de Pesca-Minería que incluye información sobre las unidades económicas de pesca, acuicultura, minería y transporte por agua en el país.

El traslado se llevará a cabo en las embarcaciones propias del Fideicomiso, por parte de los asesores pesqueros de la Coordinación de FONMAR en La Paz a cargo de José Lizandro Olachea Burgoin.

El calendario de actividades que se acordó fue el miércoles 19 de junio hacia Isla Santa Margarita y el miércoles 26 de junio hacia las comunidades de Isla El Pardito, La Palma Sola, El Mangle, Las Ánimas, Punta Colorada, Ensenada de Cortés y Los Dolores.

Con el fin de conocer con mayor detalle las actividades económicas que se realizan en la Entidad, la administración encabezada por el Prof. Víctor Manuel Castro Cosío apoya el trabajo del INEGI que facilita la toma de decisiones estratégicas en beneficio de los sudcalifornianos.

Inicios de la Pesca Deportiva en Cabo del Este

Fragmento del artículo “Baja’s East Cape Sportfishing – It Began With A Goat Ranch” de Gary Graham

“En 1957, el Hotel Palmilla, de dos años de antigüedad, ubicado en el camino de terracería a San José del Cabo, era el único hotel en aquel momento. Su único competidor, Rancho Buena Vista, había sido un antiguo rancho de cabras llamado “Buena Vista”, a cincuenta millas hacia el Mar de Cortés, cerca de Los Barriles. Herb Tansey , el primer propietario del complejo, tenía dos estudiantes a los que enseñaba a volar en San Diego en ese momento y ambos desempeñaron un papel vital en la historia de Rancho Buena Vista. Enrique García era hijo de José “Joe” García quien le diría a Tansey que si alguien alguna vez quisiera establecer un centro de pesca, la granja de cabras “Buena Vista” era la mejor opción y casualmente estaba a la venta”.

Según los estándares actuales, el mundo era un lugar muy oscuro y lúgubre en Spokane, Washington en 1896, época en la que nació Eugene Paul Walters. Su padre era un ministro autoproclamado, fundamentalista “de fuego y azufre” y que leía la Biblia como nadie. Consumida por la tuberculosis, su enfermiza madre abandonó a su autoritario marido cuando Eugene tenía siete años y su hermana pequeña Monta, cinco. Huyendo a California, murió y fue enterrada en San Francisco.

Los dos niños comenzaron su jornada de vida en una ladera aislada de 40 acres sin agua ni electricidad. Fue una vida dura, pero inculcó en el joven Eugene una dureza y resistencia que le sería de gran utilidad durante toda su vida. Tanto él como su hermana recuerdan con tristeza que sus compañeros de clase extremadamente pobres los consideraban “niños pobres”.

Cuando tenía 14 años, Gene se cansó del aislamiento y dura disciplina y huyó, resolviendo que nunca más viviría una existencia tan desolada. Permaneció alejado de su padre por el resto de su vida.

A sólo 35 millas de distancia, en Tacoma, encontró a su tío, el coronel Bob Ades y una atmósfera familiar cariñosa que estaba muy alejada del ambiente opresivo del que había escapado. Su familia adoptiva lo acogió y Gene desarrolló su potencial.

Sobresaliendo en la escuela secundaria, se graduó y se alistó en la Caballería de Estados Unidos a los 18 años cuando estalló la Primera Guerra Mundial. Debido a su capacidad para leer y escribir, le dieron una misión de importancia. Siendo un excelente jinete, vio acción en toda Europa. Permaneció en las Reservas del Ejército de Estados Unidos hasta bien entrada la década de 1950.

La vida después de la Primera Guerra Mundial estuvo llena de fiestas durante la prohibición: el licor era ilegal y se compraba a los contrabandistas. Había bares clandestinos donde bailaban, fumaban y compraban alcohol.

La vida cambió para Gene y su esposa, Eunice Romilda Haines con el nacimiento de su hijo, Chuck, el 5 de julio de 1923. Al principio, Gene estaba encantado con la llegada de su hijo, pero pronto se cansó de la responsabilidad y luchó contra sus ansias de volver a la vida que había dejado atrás.

La decisión final llegó cuando Gene estuvo cerca de la muerte. Volando con dos amigos, el avión se estrelló. Los rescatistas sacaron al piloto que aún vivía y al otro pasajero y dieron por muerto a Gene, con la cabeza apoyada en el tablero y el cráneo partido por la mitad. Finalmente, se dieron cuenta de que todavía estaba vivo. Esta experiencia lo hizo sentir que debía aprovechar la vida al máximo.

Se divorció de Eunice y se mudó a Hollywood para estar cerca de algunos de sus hermanos de fraternidad. Vendió trenes cargados de azúcar a fábricas de helados y dulces; estaba entre la multitud de Hollywood y era bien aceptado.

Hollywood estaba lleno de emoción: estrellas de cine, amigos ricos, casas fabulosas y ¡todo lo que brillaba era oro! Gene era un hombre alto, apuesto y carismático que siempre lograba conocer a quienes consideraba “personas importantes”. Durante este período, se hizo amigo de Ray Cannon, un actor “pequeño” de Hollywood, que se convirtió en director y productor.

Tras servir en la Segunda Guerra Mundial, Gene se reencontró en Hollywood con Ray Cannon, quien se había convertido en escritor de actividades al aire libre para Western Outdoor News y recientemente había visitado un pequeño centro turístico de pesca en Baja California Sur con su colega escritor Frank Dufresne de Field & Stream. Cannon le contó historias de pesca extraordinaria, como él y pocos otros habían experimentado alguna vez.

El pequeño complejo pesquero era propiedad del amigo de Cannon, Herb Tansey, un ex capitán de Trans-World Airlines que fue el único sobreviviente de un accidente en Shannon, Irlanda. Perdió la pierna y pasó un año en el hospital. Pero con el acuerdo de TWA, compró Rancho Buena Vista con su amigo José “Joe” García.

Ubicada en la parte más meridional de la remota Península de Baja California Sur, Tansey y García habían convertido una granja de cabras en un pequeño centro turístico de pesca, Rancho Buena Vista. Con aproximadamente una docena de empleados, dos botes con motor fuera de borda, aparejos de pesca y acres y acres de pescado, abrieron sus puertas en mayo de 1952, cuando un grupo de aviones voló para la gran inauguración.

Durante los dos años siguientes, la publicidad generalizada en Western Outdoor News y en publicaciones nacionales como Saturday Evening Post y Field & Stream hicieron que el negocio de la pesca deportiva en Cabo del Este se disparara, y Rancho Buena Vista se convirtió en el centro turístico de pesca más popular de Baja California Sur.

Pero el 5 de enero de 1959, Tansey y su empleado, Arthur Young, murieron cuando el avión de Tansey, el Ercoupe sin pedal, se estrelló cerca de la ciudad de El Triunfo debido a que a Herb Tansey, el piloto cojo, le gustaba beber.

Poco después del accidente, Cannon se puso en contacto con el coronel Walters y le informó que Rancho Buena Vista estaba en venta.

En marzo de 1959, el coronel Walters compró Rancho Buena Vista en Cabo del Este con sus socios mexicanos, la familia Hermosillo de México continental.

Al principio, RBV consistía en “viajes exclusivos para hombres”, risas alimentadas por el alcohol, llenas de juegos de cartas que duraban toda la noche e historias explícitas en una mesa de roca, seguidas de una pesca deslumbrante que no paraba desde el amanecer hasta el anochecer. Al final del día, los pescadores rebosantes de entusiasmo, ignorando su cansancio, se acercaron a la barra agarrando sus margaritas con borde de sal mientras recitaban con entusiasmo su mejor historia personal de pesca o la historia que deseaban que hubiera sido, y luego regresaban a la mesa de roca con una cerveza ¡donde empezarían de nuevo! Las siguientes décadas se convirtieron en leyenda y siempre serán recordadas con cariño tanto por los huéspedes como por la gerencia. Estos viajes recordaban los días de la prohibición, donde no había fronteras.

El complejo había atraído a una larga lista de clientes distinguidos: el gobernador de California, Pat Brown, José Ferrer, Bing Crosby, Roy Clark, Chuck Connors, Zeppo Marx, Richard Boone, Jimmie Doolittle, el televangelista Robert Harold Schuller, John Wayne, James Garner, los Smothers. Hermanos, Merlin Olsen, Bill Walton, Rufus Parnell “Parnelli” Jones y el ex presidente Dwight D. Eisenhower.

Rápidamente, los pocos barcos con motor fuera de borda fueron reemplazados por cruceros de madera y luego por otros de fibra de vidrio construidos por Mac Shroyer, otro empresario gringo que recién comenzaba en La Paz. Así comenzó el punto culminante de el campamento de peces que se convirtió en un centro turístico.

A mediados de los años 1970, la construcción había respondido a la demanda: un bar, una piscina, un comedor, una cocina que ofrecía tres comidas al día servidas al estilo familiar, los siete días de la semana, además de una flota de 20 cruceros, mantenida en funcionamiento por una plantilla de más de 100 empleados durante todo el año.

Triunfan “Perlas del Cortez” en torneo femenil con causa “Pink Promise 2024”
  • Este torneo de pesca deportiva reunió a 276 participantes y un donativo de más de 300 mil pesos para la lucha contra el cáncer en mujeres
  • “Pink Promise” se reafirma como el torneo femenil con una participación única y una noble causa social

Un gran éxito en el apoyo a la lucha contra el cáncer en mujeres, resultó la tercera edición del torneo femenil de pesca deportiva “Pink Promise 2024” realizado del 3 al 4 de mayo en la ciudad de Loreto, que reunió la participación de 276 pescadoras en 72 equipos y un total de 333 mil 150 pesos en donativo para la fundación Onco Loreto, batiendo todas las cifras de la edición anterior gracias al apoyo del Gobierno del Estado a través del FONMAR, el Ayuntamiento de Loreto y las empresas locales.

El primer lugar fue para el equipo “Perlas del Cortez” que con un jurel de castilla de 40.06 libras de la pescadora Ramona Talamantes Fuerte, aseguró la primera posición por el premio de 100 mil pesos y el total del acumulado de jackpots, de los cuales el 15% fue entregado en donativo a Onco Loreto además del total del costo de las inscripciones.

La segunda posición y premio de 60 mil pesos fue para el equipo “Papis and Girls” por la captura de 36.94 libras de la pescadora Lourdes Joseline Espinoza. El tercer lugar y premio de 30 mil pesos para el equipo “Calafias Team” por la captura de 36.32 libras de Allison Abril Esquivel; y la cuarta posición y premio de 10 mil pesos para el conjunto “Cordelias” por la pesca de 36.06 libras de Yaniccia Cota González.

En total, 56 de los 72 equipos participantes presentaron ejemplares en báscula, con lo cual el torneo “Pink Promise” se consolida como un torneo de pesca único, por ser una competencia donde el entusiasmo de las mujeres por ayudar a esta noble causa social se refleja en un alto nivel de participación con pesca de primer nivel.

Promueve FONMAR entre la infancia, aprendizaje de pesca de orilla
  • 213 niñas y niños asistieron a los entrenamientos realizados en La Paz y Comondú

Enmarcado en los festejos del mes de la niñez, el Gobierno del Estado a través del FONMAR llevó a cabo la iniciativa “Entrenamientos Infantiles de Pesca Deportiva de Orilla”, donde niñas y niños de entre 6 y 13 años, aprendieron a realizar pesca de orilla de manera ética y segura, según los lineamientos recomendados por la Asociación Internacional de Pesca Deportiva (IGFA en inglés).

En total, 213 niños asistieron a estos entrenamientos, realizados entre el 20 y 27 de abril en la ciudad de La Paz, Los Barriles y Puerto San Carlos. Además de brindarles la capacitación básica para utilizar el equipo de pesca, el personal del FONMAR impartió a los pequeños principios de conservación y pesca sustentable para incentivar esa mentalidad en las nuevas generaciones.

Entre los temas tratados se vio la realización de nudos de pesca, equipo básico, liberación de especies pequeñas, cuidado del medio ambiente y práctica con caña de lanzamiento de línea.

Cada participante recibió su pasaporte de pesca infantil que avala las habilidades aprendidas durante el entrenamiento, además de un reconocimiento de participación por parte de la IGFA.